©Copyright

Todos los artículos con la etiqueta "Escritos" y "Eni Vidal" están sujetos a derecho de autor.

martes, 11 de febrero de 2014

Palabras Nuevas

Palabras Nuevas


Ella le preguntó si sabía la diferencia entre nostalgia y melancolía. Él, sin pensarlo, fue a buscar el diccionario. 

Era claro que no la entendía. Que lo que ella sentía, era más de lo que algunas palabras escritas podían murmurarle. Ella no necesitaba entender. Necesitaba sentir, y con sólo sentir le alcanzaba. 

Él volvió con el diccionario en mano, como trayendo un manual que de alguna manera lo ayudara a descifrarla. Se sentó en el sillón, se acomodó los lentes, y se puso a buscar palabras perdidas entre hojas.

Después de un momento, al leer en silencio el significado de la palabra melancolía, levantó la cabeza encontrando los ojos de ella que lo esperaban atentos. Ofrendando la palma de su mano, y con una sonrisa diminuta, él le dijo - Ven amor, mejor déjame que te lea el significado de la palabra 'corazón'.

Ella se dio permiso para sentir el calor de su mano, se recostó en el sillón y le devolvió la sonrisa mientras reposaba sus pies en él, que después de un segundo los recibía con caricias de esas manos, que muy bien los conocían.

Sin pausa comenzó a leer. - Corazón: Órgano de naturaleza muscular, que actúa como impulsor de la sangre y que en el hombre está situado en la cavidad torácica.

Él se preguntó en silencio, donde estaría el corazón ubicado en una mujer. Seguramente en algún lugar de la cabeza, se respondió a si mismo.

Ella en cambio, pensó que saber la definición del corazón, no era entender el porqué de sus latidos.

Él cerró el libro y se recostó a su lado. La envolvió en sus brazos que en un instante la encontraban acurrucándose en su pecho. Después de unos segundos, ella empezó a sentir el calor de su corazón acariciándole la mejilla en palmadas minúsculas, que parecían mucho más cerca cuando cerraba los ojos. -

Porqué no me besas - dijo él. - Seguramente entre besos podríamos escribirle una mejor definición al corazón. ¿No te parece?

Ella se miró en sus ojos y convirtió su sonrisa en un beso largo, o varios seguidos, en forma de respuesta. Porque ya no había lugar para la nostalgia, o la melancolía. Porque ya todo eran sólo ellos, que entre besos, cerraban los ojos y se dejaban sentir. Sabiendo que juntos podían entenderse, y quién sabe, quizás sin hablar, hasta podían inventar palabras nuevas.

-Brando. Bocanadas y Besos.
MindofBrando


Contra más te leo, más me gustas...

Te aseguro que llevo días, escribiendo y publicando, cada día más fría... fría, por puro agotamiento. Pero la poesía es la poesía, y la música es la música, y basta cada día su propio afán... 
Tengo mil palabras que descubrir... Y otras tantas que enseñarte... Agotada o no.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Se ha producido un error en este gadget.