jueves, 2 de julio de 2015

Viviendo el proceso del reverso de Dios en mí.

Una tarde, mi tía, nos hablaba de los cuadros de punto de cruz. Y sé que su intención era ir más allá de este asunto simple. Y algunos pocos lo captamos. Nos mencionaba lo bonitos que eran por delante y los horribles nudos y cruces que llevaban en su reverso. 
Yo me quedé pensando en medio del barullo de gente, y el olor a cecina que siempre caracteriza el tiempo de visita a mi familia en León. ツ 

Pensaba en que parecía un trabajo simple de pimpam pum, pero que por detrás, era algo muy elaborado y costoso, y que eso no se mostraba de cara al público porque parecía no tener sentido, ni ser bonito. Pero en mi opinión ese "embolic" es la maquinaria perfecta para que al darle la vuelta se pueda contemplar una obra maestra.

Todos necesitamos ver el resultado de la obra maestra y no nos gusta nada vivir el proceso del reverso. Porque duele, es terrible, es agotador, es confuso, es feísimo, y sobretodo, es un SIN SENTIDO.
Y me daba cuenta de que hay personas que viven mostrando su "embolic" y parece que van penando por las esquinas a los ojos de los demás. Sin embargo, también veo en muchas, que el proceso que viven esta lleno de constancia en Su caminar y de una esperanza en Dios a la que se agarran, y son personas leales, sinceras y fieles. 
Supongo que lo contrario a eso y lo más natural es disimular, reflejar una cara mucho más nubuloide, e incluso no mostrar... Bah, mira, que paso hasta de escribir sobre eso!...

Que sí, que hoy va por ti, mujer de Dios, y por todos los que vivimos este proceso de vida, con una fe inamovible en Dios y una humanidad sincera. Tu "embolic" es de Dios, y Él acaba poniendo todas las cosas en orden. 
Y cómo no, yo todo lo concluyo con mi característica bienaventuranza ツ, allá va:

"Bienaventurados los que pueden ver el cuadro a través del reverso, porque vivirán sus nudos esperanzados en que todo tiene propósito eterno y un sentido presente."

Esta es la obra maestra de Dios sobre ti, obra de un calibre incalculable, la de atrás, porque la perfecta se completará el día de Jesucristo. Te abrazo, te quiero, y lo sabes!!! Aférrate a ciegas, mujer!!! 


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Se ha producido un error en este gadget.