sábado, 6 de junio de 2015

Creo que después de todo, miradas como esas volverán a sanar nuestra indiferencia.


Quiero volver a abrazar a uno y sentir el abrazo de mil de ellos. Sé que miradas como esas volverán a quebrantar mi alma, volverán a contarme historias en silencio y a lanzar retos donde mi comodidad se verá afectada. Da igual dónde vayas, dónde estés, incluso a dónde huyas, la necesidad siempre te alcanzará, el grito inaudible quebrará el buen rollo en el que vives y mostrará tu vulnerabilidad. Es un riesgo que merece la pena, porque el mundo se beneficia a veces de las sacudidas que provocan cambios, y al dar, tú también recibes y eres transformado. 
 Las miradas me enamoraron tanto como incomodaron mi alma a su paso... No será diferente esta vez, porque sigo viviendo en el mismo mundo que hace siete años, un mundo de desiguales condiciones, de desfavorecidos, roto por la injusticia y la indiferencia. Un mundo sin Dios es un caos. 
Salir al mundo es para valientes. Y yo no sé si tengo tanto valor. #quieroir #Gambia #Africa 


Creo que después de todo, miradas como esas volverán a sanar nuestra indiferencia...

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Se ha producido un error en este gadget.