viernes, 8 de mayo de 2015

Historia y dinámica del Orgullo-Humildad. El Fariseo Y el Recaudador de impuestos.

"Una vez, Jesús estuvo hablando con unas personas, de ésas que se creen muy buenas y que siempre están despreciando a los demás. A éstas, Jesús les puso este ejemplo: «Dos hombres fueron al templo a orar. Uno de ellos era fariseo y el otro era cobrador de impuestos. »Puesto de pie, el fariseo oraba así: “Dios, te doy gracias porque no soy como los demás hombres. Ellos son ladrones y malvados, y engañan a sus esposas con otras mujeres. ¡Tampoco soy como ese cobrador de impuestos! Yo ayuno dos veces por semana y te doy la décima parte de todo lo que gano.” »El cobrador de impuestos, en cambio, se quedó un poco más atrás. Ni siquiera se atrevía a levantar la mirada hacia el cielo, sino que se daba golpes en el pecho y decía: “¡Dios, ten compasión de mí, y perdóname por todo lo malo que he hecho!”» Cuando terminó de contar esto, Jesús les dijo a aquellos hombres: «Les aseguro que, cuando el cobrador de impuestos regresó a su casa, Dios ya lo había perdonado; pero al fariseo no. Porque los que se creen más importantes que los demás, son los menos valiosos para Dios. En cambio, los más importantes para Dios son los humildes.» (San Lucas 18:9-14 TLA)


El orgullo no te deja ver tu propia condición. Ser humilde hace más fácil tu camino. Porque vas menos cargado y visualizas donde pisas.

El fariseo era tan pecador como el recaudador de impuestos, pero el fariseo era mucho más orgulloso y pedante, y el recaudador mucho más humilde y realista.Y tú qué éreh?

Uno volvió a casa perdonado. Esa es la diferencia. Cuando ves tu condición sincera, reconoces tu pecado, y Dios siempre perdona. Es parte del perfecto amor y gracia de un Dios incomparable. 
¿Nada que declarar? Pues, nada que perdonar. Bastante difícil es ya la vida como para complicarnos el camino.
Sé humilde, sé honesto contigo mismo, siempre Dios favorece a tales personas. 

"La bola imaginaria", porque siempre hay tiempo para reforzar valores antiguos.



No hay comentarios:

Publicar un comentario

Se ha producido un error en este gadget.