©Copyright

Todos los artículos con la etiqueta "Escritos" y "Eni Vidal" están sujetos a derecho de autor.

lunes, 11 de mayo de 2015

Ego: perro viejo.

El ego, el ego existe desde el mismo Edén, anidó en nuestro interior, adueñándose de nuestro hombre, nos convence que uno mismo es lo más importante, y controlarlo, sólo es posible a través del Espíritu. 

Me hago a mí misma una llamada de atención, en medio de un tiempo, donde nuestro ego ha desacreditado personas, hundido empresas, separado familias, fomentado la miseria y apartado de la fe. El Ego, siempre ha sido y será, promotor y desencadenante de un mundo sordo, ciego y necesitado.

Es un yo potente y prepotente, un niño obeso de deseos caprichosos y difícil de saciar.
Una bestia incontrolable, donde no permite límites, ni reglas.
Muerto el "yo" se acabó la rabia... sólo una nueva naturaleza cambia actitudes y hace morir conductas destructivas. No es educable, ni dominable,  ni tampoco es moldeable, no es digna de respirar aire.  El ego no tiene amigos, tiene rivales. No tiene mentalidad de equipo, ni de conjunto, es puramente individual, y se considera soberano.

El Ego es "perro viejo". Es eterno, no envejece, es sabio en su opinión, y se fortalece contra más se le alimenta. Es producto de primera clase del pecado, EGO es el nombre que pone en el collar de la carne. Y es adiestrado desde los mismísimos infiernos.
Este perro le teme al Espíritu, pero pelea con garras y dientes. La nueva criatura le arrancó el alma, dominando sus impulsos destructivos, sometiéndole a autoridad de lo alto. Su cuerda es corta, sus pasos contados, y sus palabras son atajadas. Perro viejo, que aguarda acorralado y convive junto con otros de su calaña (Gál.5:16-26)

La nueva criatura posee armas poderosas en su contra, para destruir fortalezas, para mantenerlo en cautividad. Si ésta está fuerte y firme, no llegará a ser convencido por muchos argumentos que oiga. (2Cor.10:3-6)

¿Dónde vemos más ego?... el mundo es su casa, y la gente su dominio, las conversaciones y las redes sociales son escaparates donde el Ego expone su producto; ni siquiera se exhibe a sí mismo, sino presume de personas... como trofeos, como victorias. 
Es un museo de hectáreas incontables, del cual, ni siquiera yo, estoy exenta.



Leí que  "El ego es un yo artificial creado por la familia, la sociedad y la cultura. Una máscara, una cara más sobre otra muchas caras" (Alejandro Jodorowsky)Y no lo considero del todo cierto. 
El ego es un yo poderoso creado por el pecado que habita en mí, y lo vuelco en la familia, en la sociedad y en la cultura. Una máscara que se embellece y se adhiere a la piel, junto con muchas otras.

 Leía algo de Iván Durán Garlick, autor del libro “El Ego", él dice que "la mente de una persona con poca autoconciencia es un hotel cinco estrellas para el ego." Indica que para evolucionar es necesario conocer qué tipo de ego predomina en la personalidad y trabajarlo. En su libro habla de 10 categorías; y como me parecen muy notables, aquí las expongo:

¿Qué tipo de ego tengo?
-Ego SABELOTODO: Es aquel ego que siempre cree tener la razón, le gusta dar consejos sobre todo, siempre contesta aunque no sepa, cree tener respuesta para todo, no se puede quedar callado. 
-Ego INSACIABLE: Es el ego “centro de mesa”, no le gusta pasar desapercibido, hace cualquier cosa para llamar la atención. 
-Ego INTERRUPTOR: Su necesidad de autorreferencia es tan fuerte que interrumpe permanentemente, nunca deja que los otros terminen de hablar. 
-Ego ENVIDIOSO: Es el que no soporta los triunfos y éxitos de otros. Degrada a los que cree que son mejores que él. 
-Ego PRESTIGIOSO: Es el ego que busca aplausos, reconocimiento y admiración en todo lo que hace. Siempre quiere ser el mejor. Frecuentemente les dice a los demás: “te lo advertí”, “yo sabía”, “te lo dije, pero tú nunca me escuchas”, etc. 
-Ego JINETE: Se monta de lo que dicen otros. Se aprovecha de los datos de los demás para su propio beneficio. Saca partido de lo que otros dicen para estructurar sus propias intervenciones. Es copión y usurpador. 
-Ego SORDO: Nunca escucha, le gusta hablar sólo a él, habitualmente finge escuchar. 
-Ego MANIPULADOR: Es aquel ego astuto que siempre se las arregla, ya sea tergiversando, acomodando, engañando, mintiendo o justificando para que las cosas resulten siempre a su favor. 
-Ego ORGULLOSO: Es aquel ego competitivo, discutidor, que no le gusta perder. 
-Ego PREMENTAL (silencioso): Es aquel ego que calladamente tiene un discurso paralelo, es criticón, hipócrita y enjuiciador. 

¿Habrán tantas clases de Ego en la realidad?, ¿menos, más?.... 
Yo a todas siempre las llamé simplemente, EGO. Pero como ves el pecado no es tan simple, es algo verdaderamente muy complejo y similar a una tela de araña que atrapa, por eso cuesta tanto erradicarlo....  ¿Sorprendido/a?
Sólo andar en el Espíritu, alimentar al Espíritu, someterse al Espíritu, vivir en el Espíritu, es capaz de controlar la naturaleza de este "perro". 
La única forma de vencer al EGO, es haciendo nuestro las palabras de Juan el Bautista, referente a Jesús:  "Es necesario que Él crezca, pero que yo mengüe" (Juan 3:30)
Que Dios crezca y yo mengüe, he ahí la única respuesta...
No hay otra forma.... 
Eunice Vidal

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Se ha producido un error en este gadget.