martes, 3 de febrero de 2015

Ella había dejado de cuestionar la Hesed de Dios. Había dejado de exclamar cosas como lo hacía Noemí... Sólo intentaba respirar aquel aire prestado...


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Se ha producido un error en este gadget.