domingo, 7 de diciembre de 2014

Una Historia imborrable ...


"Oigo el clamor de una historia sin igual, amordazada por los hombres. Aun su voz es nítida y audible con el paso de los tiempos. Su verdad perdura desde siempre y hasta siempre, pues nunca podrá ser aniquilada."

"Me doy cuenta de lo mucho que el hombre a vivido y progresado, lo que ha aprendido con los tiempos, lo que ha dejado en su legado, No sabría valorar si hay más bueno o más malo, porque desde que Adán pecó en el Edén, el hombre ha vivido adquiriendo más inteligencia que sabiduría. 
Aun así, aunque Dios le ha otorgado al hombre ciencia y creatividad para conocer y crear, arrastra su enorme vacío y su eternidad no resuelta. Eso ha derivado al ser humano  a vivir sus días en una enorme búsqueda de sí mismo, sin llegar a completarse.
Demasiadas incógnitas anidan en el alma, Se busca en fuentes erradas, y se llega a resoluciones muy alejadas de la realidad, pues en opinión del hombre, tendría que ser conclusiones más complejas y sin la intervención de ese Alguien inexplicable, y por lo tanto es inaceptable para el corazón humano. Sería demasiado débil reconocer que "Algo" invisible pudiera completar a un hombre palpable.
Así que muchos se dedicaron a desacreditar la historia, a ocultar verdades, a tapar respuestas, e incluso a negociar y a enriquecerse a consta de otros. Dios no cabe en el raciocinio de un ser con pies en la tierra. Sin embargo, la historia está escrita, y todos los esfuerzos por desacreditarla, no han logrado ocultar lo que en ella encierra: Un Dios Creador y Salvador del mundo.


Y es que el hombre piensa con su mente, pero en la eternidad, la mente se quedará fuera. Y sólo lo eterno se percibe y se vislumbra con los ojos de la fe. Aquí está la lucha encarnizada de alma, cuerpo, espíritu, y mente para entender a un Dios que no encaja en parámetros científicos o en corazones auto suficientes.

    Por encima de las teorías humanas está Dios; y el ser humano ha enterrado verdades que no convienen.... Aun así, enterrada y en oculto, perdura la historia, se establecieron principios, las verdades más absolutas, afloraron los sentimientos Divinos, la victoria ganada fue expuesta y las lecciones de vida para los que quieren ver.... Para estos ciegos la verdad clama aun desde el subsuelo, viva, eficaz, y que de aceptarse, daría un suelo firme a una humanidad que hoy vive tan inestable. Tan sólo con mirar hacia arriba, se desmontaría todos los insostenibles esquemas humanos.  Humanidad insatisfecha es esta que evade el momento de desmontar sus teoremas y descubrir por fin al Altísimo.

Pero cómo entenderá la humanidad que Dios vino a revelarse a sí mismo, a descubrir las cosas del principio, para lavar y restaurar el corazón y dar sentido y eternidad al hombre... Cómo entenderá, si no muere a sí mismo, que vino a dar respuestas, a concluir su cometido, a cumplir lo que está escrito en lugares inaccesibles que no puede el hombre destruir.

Las verdades de Dios, son absolutas, pese a los tiempos, pese al empeño del Enemigo, pese al poder y los intereses humanos. Dios es un Dios de absolutos, de propósitos eternos y de una historia imborrable.

La base de todas las historias es Cristo, 
y en Su historia, también se escribió la mía."

(Rom.1:18-25)


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Se ha producido un error en este gadget.