miércoles, 26 de noviembre de 2014

Yo ahí lo dejo, como el que no quiere la cosa....

Esaú tenía mucho talento para cazar, pero no supo controlar su apetito y le costó la primogenitura. 

Nuestros talentos no son sinónimo de madurez.



No hay comentarios:

Publicar un comentario

Se ha producido un error en este gadget.