martes, 18 de noviembre de 2014

De repente me volteé y allí estaba ella parada . Con pulseras plateadas en sus muñecas y flores en su cabello . Caminó hasta mí con mucha gracia y removió mi corona de espinas Entra, me dijo, te daré refugio de la tormenta. -BOB DYLAN

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Se ha producido un error en este gadget.