©Copyright

Todos los artículos con la etiqueta "Escritos" y "Eni Vidal" están sujetos a derecho de autor.

sábado, 25 de octubre de 2014

Tiempo vs personas. Intencionalidad y fondo.



Creo que la honestidad y la transparencia es la demostración de amor más genuina... Así sí hay camino. Por eso voy a permitirme la licencia de ser franca hoy.
Y no voy a engañarte en absoluto, esto no está escrito a modo de articulo, que bien podría argumentarlo y exponerlo de forma que no me implicara, pero seria deshonesta... Está escrito en primera persona y a modo de confesión, declaración, llámalo como quieras...

Puede que no te guste lo que vas oír, que estés en total desacuerdo o que te de pena lo que lees, pero sé que me expongo a eso y más, y me da igual, al fin y al cabo, quien no arriesga, no va a ninguna parte. Pero hoy quiero correr el riesgo de quedar mal, y abrir mi corazón a este tiempo. Porque creo que vivimos inconscientemente construyendo nuestra vida, quitando nuestras piedras del camino, sin importarnos dónde las dejamos, y si van a ser obstáculos para los demás. A veces, convertimos el recorrido en muros tras nuestro paso; y es triste porque tras todo eso se esconde un espíritu de superioridad y egoísmo, que jamás se percibió en Jesús. 

Parece que estoy en esta vida concursando, sometida a franjas de tiempo de 20 segundos de exposición, en una carrera de obstáculos mientras todo sucede, todo se juzga, todo se mueve, todo se valora o todo se subestima.
Es una sensación de todo o nada.
Y la verdad, Yo no tengo que vender mi producto, ni explicar con toda clase de maniobras mi experiencia, ni mis vivencias...  he aprendido a dar respuestas de cortesía a preguntas de cortesía...
 No estoy en venta, no relleno el tiempo de nadie, no soy el bufón de turno que tiene que ser convincente en su número para que le oigan, contribuyendo así a esta sociedad que no pierde tiempo en profundizar, y solo se queda con lo superficial del momento.
Vidas afectan vidas, vidas destruyen vidas... Dar mayor valor al tiempo que a las personas destruye el carácter de los hombres, pero eso sí, se conquistan grandes cosas, a las que, no entiendo por qué razón, todos lo llamamos éxito. 

Y es que nunca sabremos cuántas verdades se encierran tras el silencio, pues parece que rápidamente hemos de rellenar huecos, completar series, reponer estanterías, no dar tregua al vacío, conversar sin mirarnos a los ojos, porque puedo ir haciendo mientras otras cosas.... "Hay prisa", "no hay tiempo", "voy tarde", "rápido, acaba", "no me interesa"...
No sabemos escuchar, y si no, presta atención en tu próxima conversación y verás en las décimas de segundo en las que saltas para interrumpir al otro y aportar... Nos encanta escucharnos hablar... y lo cierto, es que infunde en mí tanto pánico como pena.
Predicamos, enseñamos, aconsejamos, y explicamos lo nuestro sin demora y es curioso, es ahí donde el reloj de arena se detiene... Diminutos granitos de arena caen lentamente, gravedad curiosa es esta que puedes verlos suspendidos en el aire, como jugando con tu paciencia.... Aiii.

Disculpen mi arrogante sentimiento de ostra cerrada, quizás las circunstancias a veces lo requiera, pero no doy perlas a los cerdos.
Yo siempre escucho, me importe o no, sé que perderé el tiempo con gusto en todos, porque aunque lo que se me explique, ni me vaya ni me venga, doy valor a la persona, dignidad y respeto. 
Así que, ya no me molesto por la falta de tiempo, por las frases que no acabo, por el desinterés mostrado o por las críticas de gente que jamás se han tomado el tiempo de sentarse conmigo, conocerme y escuchar.
Las personas no van por la vida de víctimas cuando su nombre es Victoria. Pero no se consiguen victorias pasando por encima de todos... No yo.

Creo que sin perder la esencia de lo que es uno, en esta vida desenfrenada debemos de usar de nuestro discernimiento para darnos cuenta de que nuestro trato, en nuestra rutina, nuestras conversaciones, nuestro excesivo trabajo y escaso tiempo para el ocio, tienen mucha más relevancia de lo que creemos.
A veces el silencio es más cortés que un tiempo que no vamos a dedicar.
Silencio es amar a las personas. 
Porque en las muchas palabras no falta el pecado. No somos tan sabios, y eso, es un hecho.

Por eso, si ves que no te pregunto, si no doy tema de conversación, no te preocupes, no te incomodes, tal vez lo acostumbrado es que no sea un buen momento para ti, y tu limitado tiempo para dedicarme... 
 Yo no me enfado, sé honesto, es un principio bíblico. Si no me vas a dedicar tiempo, no preguntes, no seas educado, no acapares la atención, puede que no aprendas o no te aporte nada nuevo, pero aprenderás a amar, o de lo contrario estarás errando.

Cuando siempre colocas a personas detrás de la barrera, y nunca respetas su tiempo de torear, o criticas su técnica, se acaba por no querer salir al ruedo... Y no es miedo escénico lo que eso provoca en tu mente, no tiene tanto que ver con el toro, sino con lo que sucede en la gradería.... No se puede torear, y tener la sensación de tú ser el toro. 
Si me dedico a redactar la crónica de la corrida en la plaza, tal vez no sea sólo porque me gusta escribir, tal vez también me guste de vez en cuando hablar... 

Esta es la Eni que se expresa y se esconde detrás de su pluma, como ves, nada tiene que ver con la Eni que balbucea y se traba entre palabras, porque el tiempo apremia... 
Sed bendecidos... que no es lo mismo que ATPCY.... 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Se ha producido un error en este gadget.