©Copyright

Todos los artículos con la etiqueta "Escritos" y "Eni Vidal" están sujetos a derecho de autor.

lunes, 6 de octubre de 2014

Pequeñitos, muy muy grandes. Los amo!


19 "Levántate, da voces en la noche
al comenzar las vigilias;
derrama como agua tu corazón
ante la presencia del Señor;
alza hacia El tus manos
por la vida de tus pequeños,
que desfallecen de hambre
en las esquinas de todas las calles."
(Lam. 2:19)

No sois míos, pero me siento unida a vosotros, por alguna razón que desconozco. En algún momento, Dios, nos juntó en el trayecto de esta larga vida, y aun compartimos senda. 
En qué momento cautivásteis mi alma, sellásteis mis puertas, fortalecisteis esperanzas. Con qué ojos os vi para que nunca más os quisiera lejos, aunque alguno habéis volado a otros continentes...
Cuánta riqueza contenida en una juventud tan inexperta y con tantas ansias de vivir y volar... Dáis más de lo que puedo asimilar o aportar. El mundo se os hace hace corto, se queda pequeño, y Dios os ha dado amplio lugar; y mientras os disfruto, soy consciente de que veré vuestra partida.

Dudo que sepáis cuánto os quiero, cuánto desvelo, cuántas lágrimas en vuestras batallas y cuántas esperanzas hay puestas en cada uno de vosotros... Las risas han sido un hilo que han unido nuestra amistad y rutina; lejos o cerca, aun tenemos historias para contar. Y yo he sido un poco más feliz gracias a vosotros.
"📍With you" os digo siempre, y no son palabras huecas. Lo estamos todos. Y eso me encanta, que uno chilla y el otro acude, y Dios hace cosas maravillosas atraves de los tiempos... Porque los días pasan, ¿lo sabéis?

A veces útil, a veces en silencio, escuchándoos vacilar y decidir... Pegándonos empujones y pullas que nos espabilan, o a veces tan solo nos ayudan a frenar los humos... Pero ahí.
Estáis llenos de arte y de Dios, y de una arrolladora juventud que no soy capaz de tener en poco. Me admiran vuestras ganas de pelear, contra todo, contra todos, y aguardar en Dios... Vuestra fortaleza y coraje, vuestra inconformidad y desafío espiritual, vuestro hambre de Dios, vuestras lágrimas y volver a empezar, vuestro talento artístico y corazón para las misiones...
Me riñen y no entienden este lazo con cada uno... Pero es que sois droga sana, estímulo y puro desafío, locos ingeniosos, cercanos y abrazables, tipos duros que saben llorar, y que no dudan en caer de rodillas en su error, risa que se mete por mis venas... No os cambio por nada.!
Es que aprendo, es que me empujáis a vivir cosas increíbles con Dios cuando reclamáis atención, y aunque no siempre sé qué puedo hacer para ayudaros, vosotros mismos me acercáis a Dios... La ayudada soy yo! ¡¡En qué momento voy a soltar!!!

Estamos cerca cada día... Y nunca me he sentido sola en estos últimos años. Algunos más recientes, otros más familiares, otros de siempre ... Os habéis convertido en una curiosa familia para mí. 
Ánd dijo: "Os amo, familia" y eso mismo es lo que os digo yo. 
Sois por lo que clama mi alma cada día, oro para que Dios cubra vuestra necesidad espiritual... Os ayude a crecer y madurar en este viaje de la vida, os libre de todo mal, os abra camino y revele sus propósitos y voluntad en vuestras vidas. Que prepare mujeres de Dios que sean ayudas idóneas para vosotros y os bendiga con todo lo mejor que se le pueda ocurrir. Que podamos conocerle más cada día y disfrutar de Su presencia a cada instante.

Me habéis bendecido tanto, y os quiero con tanta intensidad, que creo que seguiré estando aquí, cubriéndoos en la distancia del día a día... ¿Os parece? 
📍With you. Gracias mil, chicos... 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Se ha producido un error en este gadget.