domingo, 12 de octubre de 2014

cada uno su parte, y esto funciona.

     Fotografía de Juanpa. Sincolorantes.

Desperdicié muchos años de mi vida preocupándome por cosas que no podía resolver. Me gustaría recuperar esos años y ser capaz de comportarme de otro modo. Sin embargo, una vez que has malgastado el tiempo que Dios te ha dado, es imposible recuperarlo y hacer las cosas de otra manera.

Haz tu parte, pero no trates de hacer la parte de Dios. La carga es demasiado pesada para llevar; y si no tienes cuidado, te quebraras bajo su peso. 
No te preocupes. Confia (apóyate y descansa) en el Señor y haz el bien, habíta en Ía tierra, y cultiva la fidelidad [y serás alimentado] (Salmo 37:3). 
¡Es una promesa!

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Se ha producido un error en este gadget.