©Copyright

Todos los artículos con la etiqueta "Escritos" y "Eni Vidal" están sujetos a derecho de autor.

martes, 3 de junio de 2014

Me equivoqué... sí puedo escribir sobre ti.

No se me ocurren palabras para decir cuánto bien te ha hecho tanto mal vivido, pues todo ello te ha hecho mejor persona y hoy puedes mirar atrás sintiéndote orgulloso de un Dios que te ha forjado en la más dura escuela de la vida, y por la cual te está perfeccionando día a día, para ser mejor.
Te miro, y veo un niño inocente y asustado, pero afrontando la vida con valentía, con coraje, en medio aun de sus caprichosos sobresaltos... Y aun te dura tu cara de susto, de inconformidad, de impotencia, aunque la escondes detrás de esa sonrisa, tu música y tus ganas de bailar.... 
Me admira verte pelear cada día, me encantas, y a la vez me aterra añadirte una herida más, una ofensa al cúmulo de menosprecios con el que la vida te ha hecho frente... Te cojo con pinzas, te cuido con el cariño mismo con el que quisiera ser tratada, y te entiendo, te capto, mi mente disfruta cada una de tus alegrías, las cuales celebro y las bailo, y dibuja tus heridas en mi alma, pues sólo así puede llorar contigo.... y recibo mucho más, en 1min, de lo que jamás podría darte. Y te miro con la dulzura precisa para sanar tus rotos, y no lo consigo, pues sé que no me pertenece tal cosa, pero si pudiera, lo haría: te haría un hombre nuevo, ligero, que sueña sin reparar en costes, que mira a los ojos a las fieras y hace temblar a los fantasmas del pasado, que cruza los pasillos oscuros con su cabeza en alto como un hombre restaurado por un Dios que no le permite entretenerse, ni en tonterías, ni en tontos.


El caso es que ... Sólo puedo estar ahí, abrazarte a través del cristal, reírme de tu forma de encarar la vida, de las mil historias geniales que te suceden al día, y levantar mi clamor al cielo en uno de tus despistes para que Dios multiplique Su bien sobre ti... Reír contigo cada día, ha enriquecido mi historia, y en cierta manera, me has obligado de la forma más natural, a ser parte de ti...

Eres excepcional, cercano, palpable, capaz, y me pierdo entre "los perros que pasan" y el fondo de tus frases, suerte que no he perdido el norte...  y siento que eres más imagen que sonido, más poesía que movimiento, más sentimiento que mecanismo que gira... pero capaz de girar cualquier mundo...
Benditas noches, que dan el espacio donde mi alma disfruta de un hombre más calmado y sobrio, dulce como ninguno, lleno de misericordia y templanza en un puño, de demasiado aguante, y cada vez menos misterio. Tienes canciones para todo momento, y aunque hablas demasiado de ti, yo creo que desconoces el asombro que causas alrededor... Entiende que no te hace falta vender tu valía... Simplemente, vive... Suficiente.

           ...te quiero, brother.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Se ha producido un error en este gadget.