©Copyright

Todos los artículos con la etiqueta "Escritos" y "Eni Vidal" están sujetos a derecho de autor.

viernes, 21 de marzo de 2014

La falta de valores arruinan reinos enteros...



leopoldo_blog

Buscar empleo, un camino de San Quirico a barrios como Chicago o Singapur

La duda de los huevos o la gallina persiste, mientras, nuestro invitado ensalza el verdadero éxito de un documento que le permitió sentarnos a todos para comprender la crisis económica. Leopoldo Abadía, Doctor Ingeniero Industrial, entendió primero, y explicó después. Su texto sobre “La Crisis Ninja” tiene el reconocimiento de ser considerado como la mejor explicación en español que existe sobre la crisis económica mundial. “Mi gran logro fue escribir para entender yo las cosas, y una vez lo había conseguido, resultó que la gente también lo entendió“, nos aclara Leopoldo Abadía mientras concluye su explicación a la vez que fija sobre nosotros una mirada que clarifica aun más su explicación.

Antes, las oportunidades de empleo se encontraban en nuestro barrio y hoy, esos barrios son Singapur o Chicago

Han pasado años, y cuesta echar la vista atrás, ya que esta crisis está siendo larga como para poder regalar un instante para recordar su origen, pero Leopoldo Abadía no olvida que quienes tomaron las decisiones de alto nivel no jugaron limpio. No me gusta esa sensación de engaño a todos los niveles que ciertamente parece haberse instalado en nuestra sociedad”, advierte. Contrario a la desmoralización sistemática, Leopoldo Abadía no duda en afirmar, tanto de boca como de gesto, que lo que nos pasa es fruto en gran medida de la carencia de moral y valores que ha imperado estos años atrás.

01
ITP Harvard Business School, miembro del equipo fundador del IESE, centro en el que además impartió la asignatura de Política de Empresa durante más de 30 años, y Patrono de Honor de la Fundación Alia2, Leopoldo Abadía también tiene una primera entrevista. “Recuerdo como cuando estaba trabajando con mi padre en la sastrería La Confianza, me propusieron pertenecer a un grupo formado por una serie de personas que pretendía poner en marcha una cosa llamada Escuela de Negocios” cuenta Leopoldo Abadía, mientras incide que en aquella ocasión también le hablaron de un Master, término que hasta ese día era totalmente desconocido tanto para Leopoldo, como para el resto de españoles.
Puso un sitio ficticio en el mapa de la economía, y desde entonces, cientos de miles de lectores tienen una ventana en San Quirico que les acerca un poco más a la economía llana. 
¿Qué ha pasado en materia de empleo?
Leopoldo Abadía mantiene el silencio apenas unos segundos hasta que, señalando con el dedo hacia arriba, comienza a explicarnos como había mucha gente que quería llegar a lo más alto de la burbuja inmobiliaria, lo que suponía saltar los escalones de formación con tal de llegar antes a sueldos más elevados.Nos jugamos todas las cartas a ese sector, y una vez cayó, hubo un montón de personas que, como el juego, vuelven a la casilla de salida sin formación, sin dinero y ninguna especialidad en la que trabajarresume Leopoldo Abadía.
Plantearse siempre ser el mejor en lo personal y profesional
Nuestro entrevistado no tarda en advertirnos de que la cadena que ha roto la creación de empleo no es otra que el consumo, que provoca un descenso en el número de ventas, y por lo tanto, la llegada del despido. “A esto debemos sumarle que los bancos no dan créditos para desarrollar negocios, la gente se queda sin empleo”, concluye. Una pared de ladrillo que sólo se podrá recomponer cuando llevemos un periodo continuado de creación de empleo, un proceso que a ojos de Leopoldo Abadía será muy muy lento.
En el terreno de lo personal, también hay una importante dosis de aprendizaje para salir de la crisis económica en la que nos encontramos. Según nos enumera Leopoldo Abadía, hay un factor que debe incidir claramente en nuestro crecimiento, y no es otro que ser mejores personas. Hay que plantearse ser el mejor en el trabajo y en lo personal”cita Leopoldo, mientras nos invita a crecer profesionalmente siendo buenas personas, sea cual sea nuestro trabajo. Esta explicación da pie al Patrono de Honor de la Fundación Alia2 a centrar su discurso en la necesidad de un buen líder, aquel que es exigente y da ejemplo, además de saber enseñar a ser exigente y a dar ejemplo.

Las nuevas tecnologías permiten enviar un currículum después de cenar a más de 500 personas con un sólo click

Son varios los momentos en los que Leopoldo Abadía deja claro que todo tiene que comenzar por uno mismo, antes de reclamarle algo al de enfrente. En lo que respecta al paro juvenil, este ingeniero de 80 años, y creador de su propio blog(con más de 5 MM de visitas), piensa que el problema reside en la necesidad de saber comprender dónde debemos buscar trabajo. “Antes, mi generación trataban de encontrar oportunidades de empleo en el barrio, y para la de ahora, sus barrios se llaman Singapur o Chicago”, especifica Leopoldo Abadía al referirse a la necesidad de entender una movilidad laboral.

02
La actualidad nos pide una línea para preguntarle por lo que Fátima Bañez llamó “movilidad exterior” y el slogan de la “fuga de cerebros”. Para Leopoldo Abadía, no hay que caer en la equivocación de definirlo como una huida, pues, retomando la cuestión anterior, esta gente sólo ha salido a buscar trabajo “por el barrio”. “El talento es válido en cualquier parte, y si aquí no hay oportunidades, debemos ir a buscarlas a otro lugar, como ha pasado siempre”, explica. Leopoldo se fue de Zaragoza a Barcelona, y de ahí, dio el salto a Boston, siempre para buscar trabajo, consciente de que el sueño de tener el trabajo en la misma acera que nuestra casa es más que complicado.
Nos pide un descanso antes de la siguiente pregunta, para hacer hincapié en la necesidad de que los jóvenes sepan aprovechar el desarrollo tecnológico, sobre todo en materia de comunicación, ya que eso facilita las cosas. “Antes, para enviar mi currículum, tenías que ir a buscar las ofertas por tu barrio, y que las personas encargadas de valorar a los candidatos te recibiera, mientras que ahora, después de cenar tienes la posibilidad de enviar tu cv a 500 personas con un solo click”, concluye Leopoldo, mientras sella sus labios tras pronunciar la palabra esfuerzo.
A sus espaldas, seis libros publicados, y desde el pasado 19 de noviembre de 2013, el séptimo está en las estanterías de todas las librerías. La economía en 365 preguntas, obra en la que Leopoldo Abadía resuelve las principales dudas, incógnitas y cualquier aspecto que esté rodeado por dos signos de interrogación sobre la actualidad económica.
¿Existe alguna pregunta haya dejado a Leopoldo Abadía sin respuesta? No duda en afirmar que son muchas y que no sabría concretar una, aunque nosotros se lo ponemos fácil al preguntarle por el nombre de su siguiente libro. “Desconocía cual iba a ser el de este último, difícil saber el siguiente, así que siempre habrá una incógnita emocionante”, responde Leopoldo con una gran sonrisa. Nos estrecha la mano para despedirse, confesando que su verdadero éxito está en tener una familia de 12 hijos y 45 nietos, una percepción que nos permite entender el valor que le daba durante la entrevista a tratar de ser mejores personas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Se ha producido un error en este gadget.