©Copyright

Todos los artículos con la etiqueta "Escritos" y "Eni Vidal" están sujetos a derecho de autor.

lunes, 3 de marzo de 2014

Higos y agujetas... Uff, las piezas del puzzle!!

Me voy a enrollar!!... y sabiéndo esto, así empiezo. Así que, si tienes tiempo e interés, más vale que te sientes, porque hoy me voy a extender... quiero constar en acta, algo recibido, y un resumen superficial de lo que ha ocurrido en estas últimas dos semanas o tres.

Estoy asombrada últimamente, de lo rápido que es Dios para aclararte dudas, contestar preguntas o responder a demandas.
Siempre me quejo de que en estos 20 años ha respondido cuando le ha dado la gana y que he vivido tantas cosas que hasta me ha obligado a olvidar la mitad de ellas.

Pero me doy cuenta de que calla cuando quiere y habla cuando lo considera efectivo en mí... pero también, habla cuando yo no quiero y cuando mi actitud es más de Faraón que de Moisés.
Todo vale, porque Él sabe lo que hace y por qué lo hace...

Hoy, en mi tiempo devocional, me he encontrado con un pasaje, que en su día, me trajeron y me produjo un desespero exagerado, una confusión muy poco oportuna, diría yo.
No hubo palabras de consuelo, aunque las produjeran, y básicamente, no entendí nada en ese momento. (me rebelé en mi pasividad, punto)
Itiel me haría entender dos años después ese contexto, y calmó un poco mi desatino, pero no resolvió en sí la cuestión.

Hoy, se unen las piezas de pronto. Yo recuerdo a Dios aquella lanza embrujada, al leer esos versículos y Él me responde en menos de 20 segundos... (no saqué foto de mi cara, pero me hubiera gustado verla hasta a mí, sería digna de Instagram)
Lo sé, siguen sin entender nada... pero es que esto no es un articulo teológico en el que van a aprender algo útil para su vida; señores, esto sigue siendo mi blog, mi blog personal, y no todo es de dominio público, así que se quedarán sin saber su contenido... O sabrían tanto de mí como yo...

Pero lo cierto es que, en resumen, Dios habla, Dios da, Dios confirma, Dios quita, Dios restaura, Dios hiere, Dios te enseña, Dios te crece, Dios te visita, Te consuela, te ministra, te abraza, se calla, te calla, te bendice, se ausenta, se ríe, te corrige, se conduele, te pregunta, te contesta, te alimenta y te lleva al desierto, te planta montañas, te envía ángeles... (respira, que sigo) te saca de quicio, y llena de asombro, te piensa, invierte, te reta, te prueba, te limita y te fortalece... te regala cosas, te compra cosas, intercambia contigo cosas, y te las vende.
...he guardado mis relojes. Todos... porque voy entendiendo el rollo del que va Dios conmigo, y creo que... no me va a hacer falta.

Vine a dejar constancia de que un par de piezas de las que faltaban en el puzzle  encajaron... Y ya me voy!!

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Se ha producido un error en este gadget.