©Copyright

Todos los artículos con la etiqueta "Escritos" y "Eni Vidal" están sujetos a derecho de autor.

martes, 18 de marzo de 2014

Cuando pronuncias Tu bendición sobre Tu pueblo, no es posible faltar a Tu promesa.

Números 22-25



Cuánto empeño y desespero de Balac en que Balaam maldijera a Israel, qué pesado!... y cuán claro tenía Balaam de que Dios cumpliría la Palabra que diese. 
"La palabra que Dios pusiere en  mi boca, esa hablaré." (22:38) "¿Por qué maldeciré yo al que Dios no maldijo?" (23:8) "He aquí, he recibido orden de bendecir; Él dio bendición, y no podré revocarla" (23:20)


 Sal a mi encuentro cada día, y pon Palabra en mi boca. Ayúdame a ser fiel a tu visión, a lo que pides, a lo que quieres para mí y para otros. Dame temor de Ti, para no hablar humanamente, y ojos abiertos para verte atravesado, si se desviase mi burra en el camino. Me muero de vergüenza por las veces que ella ha tenido que hablar; y te estoy agradecida por las veces que me has usado después de eso...

Lo que Tú decides, ES, y sea! ...pues en cuanto a tus palabras, tus promesas, tus bendiciones, no tengo dudas, porque sé quién eres y porque ya te he visto obrar otras veces.


Yo, a veces soy Eni, y a veces soy Balaam sentada en su pony, si ver, sin percibir... pero Tú, Tú siempre eres Dios. No cambias, no te vendes, no mientes... y sales siempre a mi encuentro.
...hay que estar loca para no amarte! 
Y GRACIAS, gracias por amar a alguien tan indigna como yo...!!
LOCO! ...ツ

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Se ha producido un error en este gadget.