©Copyright

Todos los artículos con la etiqueta "Escritos" y "Eni Vidal" están sujetos a derecho de autor.

sábado, 8 de febrero de 2014

No hay nada como ver las noticias, ver el estado de las naciones, sus crisis, su gente y sus movidas; y "no entender" por qué la gente no se quiere... 
Cielos grises, cargados de polvora, gente rota y rompedora, una tierra removida y el Amado de las naciones a las puertas. El tiempo apremia, y sin Él, las cosas no tienen un final complaciente. 


Podríamos, todos, como ciudadanos de este mundo, hacer "una quedada" en la cruz... Y de ahí seguir caminando juntos. Sin duda, sería muy diferente.
Nos daríamos cuenta de que hay una ciudadanía en la que invertir, sin descuidar de construir esta de una manera inteligente y saludable, en Dios.
No se puede decir: Ojos que no ven, corazón que no siente", porque lo cierto es que la realidad del día a día te la encuentras cara a cara, no la puedes esquivar, ni de ella huir... No mientras haya vida y en el mundo vivas.

Cómo ser agentes de cambio, de transformación? Cómo ser una mano de Dios efectiva, en un mundo que necesita atención exhaustiva y al que no se puede llegar a todo... 

La impotencia es mucha, pero Jesús fue agente de transformación a su paso...  No chasqueó sus dedos y el mundo entero fue sano, pero sanó; no erradicó el hambre en un día, pero muchos comieron; ni siquiera los pobres se hicieron ricos en el tiempo de su ministerio, pero te aseguro que muchos encontraron su momeda perdida, ofrendaron todo lo que tenían y hasta derramaron su inversión de un año sobre la cabeza de su especial tesoro.. Encontraron lo más valioso de esta vida... 
 Hoy hay enfermos, y hambrientos, y pobres, y perdidos, y libres esclavos, y un mundo roto... Y una iglesia que nos hemos rendido. Y si por algo clamo en este día, es por una iglesia que, si no va a ayudar, al menos no confunda... 

No tengo un curso en teología, no tengo soluciones mágicas, ni espirituales, ni dinero para ayudar a otros, no tengo ese poder y unción para sanar, no tengo nada en realidad... Solo tengo a Cristo, un corazón que se parte en dos cuando sus ojos ven y un mundo al que afectar.

No quiero ser como una bombilla apagada.  Quiero alumbrar! 
Quiero enfocar a Cristo, con mis palabras, con mi forma de caminar, con mis decisiones tomadas, con mi prontitud para acudir y abrazar, y mi forma de escuchar a otros. No quiero confundir, quiero vivir como Jesús.
Quiero que donde yo vaya, se enteren de quién soy y oigan de Cristo.



Hoy pienso en que si no tenemos oportunidades, ni nada que contar, Houston, tenemos un problema!!
Quiero afectar vidas en el nombre de Jesús!! 

#alergiaaltelediario. #agentesdecambio



No hay comentarios:

Publicar un comentario

Se ha producido un error en este gadget.