©Copyright

Todos los artículos con la etiqueta "Escritos" y "Eni Vidal" están sujetos a derecho de autor.

martes, 18 de febrero de 2014

Límites sabios..

"Cuando ponía al mar su estatuto, para que las aguas no traspasasen su mandamiento, cuando establecía los fundamentos de la tierra, con él estaba yo..." (Prov. 8:29-30)


Creo que una de las cosas en las que más coincidimos todos, es que nos encanta viajar a lugares increíbles y sacar fotos. ¿A ti no?....¡Ves!
Todos hemos visto cielos de colores intensos, con nubes de algodón, puestas de sol que recordamos con cariño y nostalgia, montañas nevadas de altitud vertiginosa y corrientes de aguas donde el sonido no pudimos plasmar en nuestras cámaras.
Hacemos fotos acercando el zoom y otras desde las ventanillas de nuestro avión... Nubes abajo, un cielo increíble, y un mundo minúsculo que nos hace sentir grandes por un momento... Todo está controlado, todo está en calma, y es... sencillamente perfecto.
Dice Proverbios, que Dios puso a su creación estatutos, leyes, y mientras no traspasen sus límites podremos seguir disfrutando de paisajes sobrecogedores sin necesidad de sentir pánico.
Pero ultimamente vemos fuegos que traspasan esos límites y los vemos arrasar todo de una manera incontrolable. Vemos al agua inconforme con su espacio causando inundaciones y pérdidas incalculables. Los medios de comunicación nos informan de vientos enfurecidos que dejan un paisaje desolador, y observamos reportajes de una  tierra a la que se le remueven sus entrañas y terremotos dejan víctimas y ciudades reducidas a escombros...


Incendios, inundaciones, terremotos, huracanes, tornados .... Dios creó un mundo quieto, pero también creó fenómenos naturales para una creación que traspasa sus límites. Cuando el mundo no quiere sujetarse al control de Dios, cuando menosprecia sus leyes, entonces, el resultado es RUINA.
Dios puso fundamentos de vida, y límites para que no viéramos la muerte. Pero nosotros cuestionamos los límites de Dios y nos atrevemos a traspasarlos, y el resultado en nuestras vidas, a veces, es desolador.
Dios es Sabio, hubo sabiduría en Él cuando decidió hasta dónde llegarían NUESTROS límites, nos dio estatutos y leyes, y puso fundamentos para edificar nuestra vida.
Traspasar esos límites solo causaran en nosotros estragos... La mano de Dios es restauradora, puede sanar heridas, puede restaurar nuestra tierra, puede sacarnos de la ruina y recuperar nuestras posesiones perdidas. Porque Dios quiere enriquecer nuestra vida, bendecirnos, prosperar todo lo que nuestra mano toque, quiere guiar nuestros pasos, hacer de cada uno de nosotros algo GRANDE...
No soy muy amiga de la doctrina de la prosperidad,  pero conozco a mi Dios, y él es realmente bueno, bueno con sus hijos, porque es un Padre bueno, un Creador excelente y un Dios Soberano sin igual. Pero sé también que amar a Dios, es amar Su ley, es no menospreciar Sus límites. Es sujetarse y caminar bajo su radio de seguridad... Donde está Él, hay vida y está nuestro bien.
 Hoy me digo a mí misma: "No tengas pérdidas, Eni, retén para ti tesoros..."
 Dios quiere darme paisajes dignos de foto. Y yo lo creo!

"Para hacer que los que le aman tengan su heredad, y que yo llene sus tesoros." (Prov. 8:21)

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Se ha producido un error en este gadget.