©Copyright

Todos los artículos con la etiqueta "Escritos" y "Eni Vidal" están sujetos a derecho de autor.

lunes, 3 de febrero de 2014

Benditos recesos.


Siempre me digo que no se puede ser tan intensa, porque serlo agota y en la mayoría de casos, duele.
Se me olvida que no todo el mundo tenemos la misma rutina, las mismas fuerzas, el mismo ímpetu y coraje, ni visión del tiempo, ni resolvemos las cosas con la misma urgencia. Y lo cierto es que... en mi caso, parece que resuelvo lo que me da la gana, o lo que tengo más claro, y el resto... el resto es un suplicio ingrato. 

No puedo desvivirme por las mismas cosas que no sólo no avanzan, sino que encima me baja la autoestima a niveles de subsuelo... Me siento completamente invisible. Igual merezco que se me ignore... Tal vez, pero desearía amar menos, y no puedo.

Así que, ojos que no ven, corazón que lo intenta... Es como arrancarme el aliento por alguien que ni te busca, ni te echa de menos. Necesito reponerme. Necesito un receso.

Otro San Valentin se acerca... Vacío, y a la vez, tan lleno. .. Cómo deshago ciertas resoluciones? ... He ahí la cuestión. Cuando el alma ya lo sabe, cuando ya ha visto, cuando involuntariamente quedó satisfecha... poca solución le veo... puede venirte el mundo entero, que solo vendrá de visita... Y esa afirmación, a este ritmo, es desesperanzadora... Con lo fácil que es decir "no", o sentarse a hablar de qué se puede hacer con esto...  
Da igual... Ya da igual.

Descansa, mujer... pero lo tienes complicado... ( "complicado", claro, no podía ser de otra manera)


                                   En modo OFF... 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Se ha producido un error en este gadget.