©Copyright

Todos los artículos con la etiqueta "Escritos" y "Eni Vidal" están sujetos a derecho de autor.

lunes, 6 de enero de 2014

Locuras y demás variedades...

Todo empezó como en un juego de preguntas; con respuestas impacientes, con la desgana del que siempre pierde, con noches cada vez más cortas y días de insomnio forzado. Y a cada paso que daba, sucumbía sin pararse a pensar que era otra trampa, que solo engordaba para su vista..
Fueron horas solemnes, donde la neblina y el solo reflejo de dos rostros imaginarios era suficiente para crear ese espacio íntimo que se prolongaba hasta altas horas. Se dejó conocer hasta que perdió su propia existencia, se dejó querer hasta que ya no pudo mirarla de otra forma.
Solo ansiaba ese momento de mentes abiertas, con la oscuridad mediante, con la templada brisa y la blanca luna como testigos de otra noche descuidada, donde él era él, y ella una ilusión..
Y esas noches llenas de palabras cuidadas y sentimientos reacios a la mentira se fueron haciendo insuficientes.
Y cuando se atrevió a mirarla a los ojos y preguntarle mil cosas como el primer día, ya no tenía salidas para escapar.
Y no escapó... solo permaneció a su lado, observando la gracia de sus mentiras piadosas, deseando dejarse llevar hacia la neutralidad que, gradualmente, veía en sus ojos, maldiciéndola en secreto, y perjurando que jamás volvería a jugar a las preguntas con nadie como ella..




No hay comentarios:

Publicar un comentario

Se ha producido un error en este gadget.