©Copyright

Todos los artículos con la etiqueta "Escritos" y "Eni Vidal" están sujetos a derecho de autor.

sábado, 4 de enero de 2014

Cosas pequeñas y prácticas que me califican o descalifican...

"Si hablo en lenguas humanas y angelicales, pero no tengo amor, no soy más que un metal que resuena o un platillo que hace ruido. Si tengo el don de profecía y entiendo todos los misterios y poseo todo conocimiento, y si tengo una fe que logra trasladar montañas, pero me falta el amor, no soy nada. Si reparto entre los pobres todo lo que poseo, y si entrego mi cuerpo para que lo consuman las llamas, pero no tengo amor, nada gano con eso.

El amor es paciente, es bondadoso. El amor no es envidioso, ni jactancioso, ni orgulloso. No se comporta con rudeza, no es egoísta, no se enoja fácilmente, no guarda rencor. El amor no se deleita en la maldad sino que se regocija con la verdad. Todo lo disculpa, todo lo cree, todo lo espera, todo lo soporta."


 (1 Cor. 13:1-7)




Cosas pequeñas y prácticas que me califican o descalifican... Selah.


"Todos decimos que nuestro "tiempo es oro" y que "el tiempo vale dinero"; que no tenemos tiempo para dedicar a escuchar a la gente, pero Jesús dedicó tiempo, dedicó horas, dedicó su vida, "la perdió" y por si hubiera dudas, la entregó hasta la muerte.
No dar tiempo a la gente es falta de amor. Podemos hacer mil cosas, incluso para el reino, pero si nuestra vida vale más que la vida del que tengo al lado, entonces no soy más que címbalo que resuena, es decir, pura hojalata molesta." 


Hoy he escogido AMAR, he escogido perder mi tiempo para dejarme usar por Dios, he escogido valorar más las penas de los demás antes que mi propio bienestar... he escogido invertir mi tiempo como lo hizo Jesús por mí.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Se ha producido un error en este gadget.