©Copyright

Todos los artículos con la etiqueta "Escritos" y "Eni Vidal" están sujetos a derecho de autor.

lunes, 11 de noviembre de 2013

"Te quiero, Palabra de honor"...


Nunca te recuerdo imitando a Superman...ni a ninguno de esos super héroes que tanto fascinan en algún momento de la vida de cualquier niño...
Tú eras más de "ir más allá."
Soñabas diferente, pensabas diferente, callabas y mostrabas pocas veces la realidad que había en ti... y la realidad es que, era mucha. Pueden llamarme pedante, o creer que es amor de madre, pero había mucha realidad espiritual en ti
, y muchos saben lo que digo.
Puede que me falle la memoria, pero tú eras más de "animales y pelotas; coches no"....ツ
Siempre fuiste un niño muy inquieto; tranquilo y obediente en las reuniones y el resto del tiempo parecía que te desquitabas por cada esquina, saltando, cantando en inglés, con tus baquetas y tus ruiditos, y haciendo un alto en tus juegos para charlar con Eloy...


No sé por qué elegí esa foto, y ese tiempo, quizás porque ahí se forjaron muchas cosas en ti. Nadie más que tú amortizó cada rincón de ese pueblo. Tú y tus sueños, tú y tus ganas de volar de allí, tú y tu seguridad en lo que podías hacer, tú y tu mira en lo que buscabas que viniera...tú y tus cajas ya listas... tú y tus aleteos.

Y es que, siempre has intentado probar tus alas, desplegarlas al viento, y ver qué tal progresan... si crecen, si tienen suficientes plumas, si son suficientemente fuertes como para tirar de tu peso, si están listas, o en su defecto, para cuándo lo estarían...
Y lo cierto, es que hace mucho que despegaste, niño de mis entrañas...lo que pasa es que, todavía estás aquí... la pregunta verdadera es cuándo será el momento definitivo de volar.

Aún estas es tierra, porque tú mismo sabes que este es un tiempo necesario para ti, quizás el más importante, donde toma carácter esa identidad y ese destino... para lo que está por venir.
Y hoy, no sé, te veo, y me siento orgullosa de ti... más, quiero decir. Te miro, y cuando te descuidas, te abrazo, pues de todo lo que tuve, eres todo lo que tengo... perdona las tontás de esta vieja pájara, pero te admiro, y te admiro profundamente... porque aunque eres gruñón, aprendes de todas las maneras, porque nada te detiene, porque sabes lo que quieres, porque avanzas aunque no veas el camino...

Te miro y me emociona lo que Dios va haciendo en ti, por tantos logros alcanzados, en medio de una vida nada fácil...
Te miro y me lleno de vida, de esperanza y de alegría... te miro y tu adolescencia me desborda, enseñándonos por el camino a cómo ser madre de un adolescente como tú, y a ser hijo de una madre como yo... algo que disfruto y no cambiaría por nada. ¡¡Me das TANTO cada día!!...

Hoy, te miro, y te bendigo tanto!!!... y en realidad no dejo de hacerlo en ningún momento; mi alma vela por ti, por tu descanso, por tu bien, por tus luchas, por tu alma, por tus sueños, por tu salud, por tu futuro... por todo... por ti.

Observabas el progreso de crecimiento de tus alas en esa pista pueblerina, y luchaste en soledad por alcanzar tu sueño, te preparaste poniendo tus ojos en alcanzar esa meta, y dejar que siguiera tu escuela con listones más altos... Dios vio tu corazón e hizo posible que hoy sigas tu formación aquí, donde hoy estás, como parte de todo lo que está por venir.. y me sigue invadiendo la emoción, la gratitud y el respeto.

Dios no se olvida de ti, ajusta tus convicciones, permite Su trato cercano contigo, búscale y sirvele con una fe no fingida... y no te preocupes de nada más... de nada más, pues todo lo demás está en camino, y Él no se olvida de Su pacto.

Son 16 años sobre tus alas....y es como para felicitarte de verdad, no por compromiso, o porque te lo recuerda el Facebook.... Son 16, y me llena de esperanza cuando pongo mis ojos en ti y mi fe respaldada en Dios... y me siento cubierta, y te siento cubierto, y en fe, te sigo mirando, volar aun más allá.
365 días tienes por delante...regalados para vivir con intensidad y con propósito todo lo que Dios te ha preparado... así que, disfrútalo, porque ahí tienes la pista.

Sí, "Te quiero todos los días y el doble los domingos", eso nunca va ha cambiar, porque cuando yo quiero, quiero de verdad ...y a ti te quiero de verdad de la buena, Palabra de honor....
¿Seguirás recordando eso? ...ツ
 — con Josue Salvador Vidal

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Se ha producido un error en este gadget.