©Copyright

Todos los artículos con la etiqueta "Escritos" y "Eni Vidal" están sujetos a derecho de autor.

viernes, 8 de noviembre de 2013

Mi decisión es por Dios, y no cabe otra opción.

Se acaba mi día, mujer de Dios, y llevo todo el día pensando en
lo difícil que es, a nuestra edad y con nuestro equipaje, tener una nueva oportunidad de rehacer tu vida con una nueva relación... cuesta, porque llevamos heridas y tormentos, ciertos miedos y sensibilidad para verle las orejas al lobo... Y cuesta porque nuestro anhelo de remontar, de amar, y de hacerlo mejor, está a flor de piel. Lo pienso, porque Dios me obliga a pensarlo, que es bien difícil aun tomando como compañero un hombre con pasión y temor de Dios...
Y me horroriza sólo pensar que el amor pueda importunar tu alma, con un enganche tal a un hombre que haga de tu postrer estado peor que el primero... cuando hay esperanza en Dios para todo lo contrario... ¿Entiendes lo que digo?
Ni siquiera con un hombre creyente tengo PLENA certeza de no empeorar las cosas...pero puedes apostar. 


Sin embargo, no podría de ninguna manera compartir mi vida con alguien con el que no pudiera orar en la cama y agradecer a Dios por las cosas que Él ha hecho en ese día en nuestro favor... Mi alma, mi mente, mi corazón, mi cuerpo, sólo podría decirle a un hombre de Dios "pisaré la tierra que pises"... no podría aventurarme a seguir a un hombre que no siguiera a Cristo. No podría seguir el camino del día a día, con alguien que no tuviera un mismo corazón para servir, para amar a otros, para desgastarse para Su Señor, para ministrar y con el que compartir un llamado y un propósito lleno de sentido en Dios.

No podría amar a un hombre que se amara más así mismo que a Cristo, porque JAMÁS sabría cómo amarme a mí, cómo lidiar con las luchas de cada día, no sabría hacia dónde me llevaría... y JAMÁS podría confiar mi vida a un hombre sin Dios...
Mira, no podría... no cabe otra cosa en mi, porque así lo elegí desde que decidí por Cristo!!
Es pensar y temblar... que hay cosas que ya no tendrían que ser sólo por obediencia, sino por lógica y sentido común, por convicción espiritual... por ti... por Dios.!
Cuando los hombres y mujeres de Dios están en el lugar indicado, en la linea de batalla, siendo eficaces y claves en el reino, el Enemigo sabe por dónde introducir los "Y si..." "Y si él se convierte"... "Y si no sale mal", ... y en realidad, al Enemigo, tú le importas bien poco, solo sabe que su objetivo es que no encuentres una persona como tú, que potencie y respalde tu llamado y tu papel en el reino... eso no le conviene a él.
Yo clamo que Dios nos cerque y proteja de la astucia del Enemigo... YO NO SOY FÁCIL, no me regalo a nadie, no me acojo a la opción que surja, ni me vendo al mejor postor, ni me tiro por la mejor oferta... y puede que nuestro corazón HOY crea estar seguro de eso y sea sensible y conocedor de algunas verdades y principios cristianos... pero necesitamos estar DESPIERTAS, y mantenerlo en la zona de DETERMINACIÓN a NO DESVIAR NUESTRA VISTA DE LO QUE HAY EN EL CORAZÓN DE DIOS...

Porque yo, no negocio con lo eterno, no trapicheo con lo santo, no vendo lo que se me ha prestado, y yo.... soy todo eso EN DIOS...
Escribo para recordármelo, escribo porque me has hecho pensar y de nuevo posicionarme... y no me importa que algo tan mío sea público esta vez... necesito confesar que NO HAY OTRA OPCIÓN PARA MÍ EN ESTE TEMA... y lo digo con temor y temblor, y me escondo en Dios, por si el Enemigo lo toma como pedantería y pretensión... y me acecha.
He dicho... 
 “No os unáis en yugo desigual con los incrédulos; porque ¿qué compañerismo tiene la justicia con la injusticia? ¿Y qué comunión la luz con las tinieblas?”. 2 Corintios 6:1 4 (Reina-Valera 1960)

Dedicado a ti, *mujer, que me enseñas. Tus opciones y encrucijadas de la vida no me estorban para escucharte hablar... porque sé que tu corazón está apoyado en Dios...y sabrá elegir lo mejor...  yo, sigo escuchándote y aprendiendo de ti... esperando la sabiduria de Dios. No estás sola, sé que Dios será tu única y mejor opción. Te abrazo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Se ha producido un error en este gadget.