©Copyright

Todos los artículos con la etiqueta "Escritos" y "Eni Vidal" están sujetos a derecho de autor.

miércoles, 27 de noviembre de 2013

David Bea en Tailandia...

En un centro, en la otra parte del mundo, rodeado de mujeres sacadas de la esclavitud más aberrante (toda esclavitud es aberrante), o lo que es lo mismo, del mismo infierno. Humillado, quebrantado, roto en mil pedazos, pero con un gozo inexplicable al verlas restauradas, sonrientes, esperanzadas, con la dignidad devuelta... Están cantando, y se miran, y alzan sus manos, y agachan la cabeza.. Y yo sigo roto. Pero ocurre lo peor que podría pasarme en ese momento: Me piden que cante. Me ruborizo. Componiendo canciones desde los 15 años, y justo ahora todas me parecen una porquería, casi infantiles. 

¿Qué les canto yo a estas almas que han vivido la crueldad y la maldad más oscura del hombre?. Temblando, cojo la guitarra. Lo único que me viene a la cabeza es una canción que habla sobre la Gracia. Ellas saben muy bien de qué hablo. Yo pregunto ¿Cómo se dice "aleluya" en tailandés?. Entre risas, me responden: "Aleluya". Al final, acabamos todos entonando el final de la canción: "Aleluya, aleluya". Y yo salgo de allí sano de mis heridas, a través de sus heridas sanadas. 

"...por sus heridas fuimos nosotros sanados." (Isaías 53:5)


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Se ha producido un error en este gadget.