©Copyright

Todos los artículos con la etiqueta "Escritos" y "Eni Vidal" están sujetos a derecho de autor.

sábado, 16 de noviembre de 2013

Bienvenido al mundo...

Bienvenido a un mundo donde no hay justicia, donde reinan los intereses, donde se oprime al pobre, a la viuda y al huerfano. Bienvenido al mundo donde a los ricos les prescriben los delitos y a los pobres los derechos.
Bienvenido a un mundo donde el pueblo cada vez tiene menos esperanza y menos salidas, los políticos viven como reyes y los reyes viven como sinvergüenzas...
Bienvenidos donde los ricos pagan sus mansiones con el dinero que les roban a los pobres que pierden sus casas...

Bienvenidos a un mundo, que desde que dejó a Dios al margen de sus decisiones y vida, no encuentra cómo levantar su cabeza...
No hay aplausos para los que lideran injustamente, para los que imponen cargas y tributos que ellos no llevan, que montan sus fiestas con motivo de sus logros y celebran que escapan de la ley.
Tampoco hay aplausos para los que apoyan el derramamiento de sangre por ningún motivo, para los que mienten por beneficio, para los que se alían para engrandecer su reino personal...
No hay aplausos para los que "no saben inglés" y se defienden con excusas tontas, sin saber de qué están hablando y a qué altura dejan a quienes representan... 
Que no, que no hay aplausos par los que, con sus malas gestiones, engrosan las lista del paro.
No promueve aplausos ver que retiran ayudas y se lo gastan los políticos en estupideces, que los sueldos son desorbitados y el pueblo remueve entre las basuras..
Que no, que no me vendan más motos, que no tengo pa´ gasolina...

Bienvenidos a un mundo donde solo podemos ayudarnos los unos a los otros, sin contar con "los de arriba"... estos que nos levantamos cada mañana sabiendo que no hay futuro para nuestros hijos si no equilibramos la balanza por partes iguales.


Este es un mundo sin Dios, un mundo roto, un mundo desequilibrado, un mundo egoísta y altivo, un mundo con una profunda necesidad de volver al Origen, remendar sus errores, sanar su herida, zanjar sus asuntos en honestidad, mirar por los otros, levantar su mirada al cielo y sentir vergüenza.
Este es un mundo que necesita ser restaurado, dejarse abrazar por Dios, reconocer su culpa y ser perdonado, encauzarse en sus enseñanzas, y entender que en Él hay abundancia, que siempre sobran panes y peces...
Este es un mundo que no acaba de entender que tiene lo que tiene por haber tapado la boca a Dios, por haberle atado de pies y manos, por haberle sentado en una esquina y mantenido al margen de la misma vida... ¡al Creador de todo!... al Alto y Sublime... al Altísimo... increíble... penosa situación, terrible momento... en menudo lío estamos.
Es tiempo de volver, de sentarse, de valorar daños, de enfocarnos como individuos y como nación hacia Dios... no estamos yendo a ninguna parte y ya hemos gastado TODO.

No puedo alegrarme, no secundo, no me callo, no otorgo, no voto en blanco, no celebro... yo me posiciono, porque sé de qué lado estoy. Desde aquí pego mi grito inconforme, un grito de alarma.

"Si opresión de pobres y perversión de derecho y de justicia vieres en la provincia, no te maravilles de ello; porque sobre el alto vigila otro más alto, y uno más alto está sobre ellos." (Ecl.5:8)

Malas noticias para los que no merecen aplausos y también para los que no quieren aplaudir...Dios es el Altísimo. Dios JUSTO y grande en MISERICORDIA... 
y decir esto, es suficiente.

Este es un mundo... bueno, no es el mundo diseñado por Dios...
Yo siego esperando el dí en que Dios haga TODO NUEVO.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Se ha producido un error en este gadget.