©Copyright

Todos los artículos con la etiqueta "Escritos" y "Eni Vidal" están sujetos a derecho de autor.

martes, 17 de septiembre de 2013

Del dicho al hecho.... va un gran trecho...


Puedes identificarlos por su fruto, es decir, por la manera en que se comportan. ¿Acaso puedes recoger uvas de los espinos o higos de los cardos? Un buen árbol produce frutos buenos y un árbol malo produce frutos malos. Un buen árbol no puede producir frutos malos y un árbol malo no puede producir frutos buenos. (Mateo 7:16-18 NTV)





¿Qué hay de mí?

¿Tan sólo palabras?
¿Actúo en mi vida conforme a lo que las Escrituras enseñan?

¿Me importa a caso lo que hagan o dejen de decir otros?...¿me condiciona en mi vida, a la hora de actuar, lo que digan o dejen de decir las personas que me rodean?
¿Confunde a creyentes mi manera de hablar o actuar?... ¿Impido que la gente que no conoce a Dios no desee creer en Dios, ni saber de Él, porque mis palabras y mis actos no concuerdan? 
¿Estoy anclada en el Verdadero y en Su Palabra, de forma y manera que aunque todos le negaran, yo permaneciera en pie?
¿Mis convicciones son firmes y fieles a Su persona?

Una sola pregunta contestada con sinceridad es suficiente para dar un giro de 180º

"Se ve lo que soy, por el fruto que doy."

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Se ha producido un error en este gadget.