©Copyright

Todos los artículos con la etiqueta "Escritos" y "Eni Vidal" están sujetos a derecho de autor.

martes, 20 de agosto de 2013

Lo mejor aún está por venir.

No quiero eludir nada que me corresponda.
No quiero ignorar que hay cosas que están designadas en Tus planes y que has decidido ponerle nombre y apellidos. No sé si tienen el mío, pero si vienen de Tu mano, aprenderé a asumirlas, y me capacitarás para ello.

Lo que está por venir será más duro que lo que he vivido. Ya es duro, comienza a ser difícil e incómodo; y no por lo avanzado de la enfermedad, sino al contrario, porque está al comienzo, y cada paso hacia atrás, es desolador y triste; es lo más parecido, a verla "decrecer", la veré ausente, viva, pero dentro de otro mundo... donde acabará por olvidar todo lo que fue su vida.

La veo perdida, desorientada, impotente y consciente de que "se va" y se siente un trasto viejo e inútil y sé que desea estar con papá... Me falta carácter para tomar las riendas, porque no quiero incomodarla, ni que se sienta "incapacitada", no quiero herirla, no quiero rebajarla. Pero tengo que empezar a asumir riesgos, y a que entienda que ciertas decisiones tendrán que venir de mi mano, aunque eso la duela.

Hoy, tomé la decisión de administrar yo totalmente su medicación. Ella ya no puede, se confunde, no sabe si las toma, no sabe en qué día vive, y a veces duplica sus tomas. Ha dejado de dormir por el día como una marmota, y ahora tampoco ve las telenovelas tanto rato. Deshace los armarios, y los vuelve a montar. Y así la encuentro cada vez que entro en la habitación...subida a la silla y revolviendo su ropa... kilos, y kilos de ropa... Busca cosas, y descansa. Pero durante el día no duerme, y por la noche lo hace, gracias a la pastilla. Tiene días estupendos, y días de retrocesos.
Retrocede dos pasos, avanza uno; retrocede dos pasos, avanza uno; retrocede dos, avanza uno... y así sucesivamente... me aterra..

Duele que no sepa expresarse, se hace eterno toda conversación, porque a veces parece que tenga tres años, y a veces se recupera como por franjas de minutos... sonríe, y marcha, riéndose de ella misma... pero sé que es consciente y eso la destroza por dentro.
Trato de no darle importancia a ninguno de sus retrocesos... pero...esta semana ha dado un bajón preocupante, las dos somos conscientes de que esto, no ha hecho nada más que empezar.
Apunto los días en una pizarra, para que ella se ubique en el tiempo-.. y manejar el dinero se vuelve más problemático, y la gente es malvada. No quiero que sufra, ni acabe sus días siendo irreconocible, y no reconociendo a los demás... no quiero que se sienta humillada, o no querida por estar así...

Va ha ser duro, muy duro, y esto es lo mejor que está por venir... y no porque no vayan a venir cosas buenas, o no porque Tú no vayas a bendecir... sino porque, si esto viene de Ti, entonces, va ha ser bueno!
Forjará aun más mi carácter, y cambiará mi sueño, pero será bueno, porque Tú ERES bueno. Así que, he decidido escribir esto, para recordármelo en los momentos en los que mis fuerzas y esperanza parezca que vayan a quebrarse.
Tengo miedo, mucho miedo, pero he decidido que voy a fortalecerme en el poder de Tu fuerza, cada mañana. Respirar Tu aire profundamente y dar un paso más cada día. Puede que me falte la energía, o el gozo, pero JAMÁS me faltará Tu presencia y Tu Espíritu. Sé que renovarás mi "mujer interior" mientras la de mi madre se va apagando... y yo, cuidaré de ella.

Si estos son Tus planes, si este será Tu encargo para mí, el propósito de este próximo tiempo para mi vida, lo acepto, lo haré. Dílo, y lo haré.
Honra a tu padre y a tu madre, para que tus días se alarguen en la tierra que Jehová tu Dios te da (Éx. 20:12)

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Se ha producido un error en este gadget.