©Copyright

Todos los artículos con la etiqueta "Escritos" y "Eni Vidal" están sujetos a derecho de autor.

lunes, 19 de agosto de 2013

Charla entre amigos. Gracias Emanuel.


Parábola de la viuda y el juez injusto

18  También les refirió Jesús una parábola sobre la necesidad de orar siempre, y no desmayar,
diciendo: Había en una ciudad un juez, que ni temía a Dios, ni respetaba a hombre.
Había también en aquella ciudad una viuda, la cual venía a él, diciendo: Hazme justicia de mi adversario.
Y él no quiso por algún tiempo; pero después de esto dijo dentro de sí: Aunque ni temo a Dios, ni tengo respeto a hombre,
sin embargo, porque esta viuda me es molesta, le haré justicia, no sea que viniendo de continuo, me agote la paciencia.
Y dijo el Señor: Oíd lo que dijo el juez injusto.
¿Y acaso Dios no hará justicia a sus escogidos, que claman a él día y noche? ¿Se tardará en responderles?
Os digo que pronto les hará justicia. Pero cuando venga el Hijo del Hombre, ¿hallará fe en la tierra?

Aunque en realidad no pido nada. No recibir me habrá convertido en una conformista nata?. Quizás por entender que Dios cuida de mi, que Él tiene el control de mi vida y de las cosas que suceden alrededor de ella. Entiendo que Él sabe mejor que yo todo y también de mí... me limito a entender que en medio de cada situación Dios lo permite con un fin. Me aferro, pero aunque imploro una salida y Le digo mi sentir y mis anhelos, no insisto como la viuda... Ya no. 
Eso no funcionó en 20 años. Mi fe se hirió. Y recuperé, no sé cómo, mi confianza en Dios, y entendí que lo que Dios permitió, así lo quiso... Pero ahora, no pido insistentemente. Esperar en Dios y no hacer nada, no funciona. Hacer algo, no funciona. Clamar, no funciona. No clamar, menos aun no funciona. Chico, he de cambiarle las pilas a algo?

Es cierto que el trato es toda una vida de pruebas.. Por eso dice la Biblia, "de victoria en victoria".
También dice que nos dará a beber agua de angustia..  ( y ya lo creo)
Muchas veces el encierro en tu cuarto con Él y derramar tu corazón sin ser tan pedigüeña, agrada más que pedir y pedir... 
Orar, adorar, agradecer y mantenerme en silencio en Su presencia, hace mucho más... Dios no quiere que hagamos, eso es un añadido!!
Pero yo Le busco, DESESPERADAMENTE, y hay algo en lo que debo estar fallando... Porque es un principio básico.... ¿Qué pasa?... Mmm, qué sé yo!... Terrible duda, oh, puñetero embolic el nostre!!

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Se ha producido un error en este gadget.