©Copyright

Todos los artículos con la etiqueta "Escritos" y "Eni Vidal" están sujetos a derecho de autor.

miércoles, 8 de mayo de 2013

Ehy, pequeña... ツ

TEXTO: LUCAS 15:1-7

La gente se sigue acercando a Jesús para escucharlo, sigue habiendo profundo interés por parte de cualquiera que se cruza con él... de cualquier condición, de cualquier lugar, de cualquier modo de pensar y de creer... allí están, y no les importa al parecer que les vean con él....
Claro que, para los fariseos y maestros de la ley ya era otra cosa, estaban molestos, ya no lo pensaban, murmuraban entre dientes, lo compartían entre ellos, les ofendía tanta popularidad y que se mezclara tanto con la chusma... cómo no le iban a querer!!
Y Jesús, una vez más, les pone a pensar con su parábola, dejando en ella su carácter, su pasión, su infinito amor y su cometido hacia el hombre. Les deja claro el valor increíble que tiene para Él CADA UNO de los pecadores. Les deja claro que no se va a quedar nunca pasivo, esperando a que nos acerquemos a él, sino que se implica hasta sacarnos de nuestros malos caminos y de nuestras huidas...Su búsqueda es incansable.  Les viene a decir que  nueve de cada diez no basta, noventa y nueve de cada cien sigue siendo inaceptable. No parará hasta que todos lleguen al conocimiento de la verdad, que es Cristo, y a que corrijan sus caminos.

Y la ternura de esa imagen del pastor, cargando a la extraviada en sus hombros, permitiéndola descansar de camino a casa, pudiendo recorrer ese trayecto de vergüenza abrazado a su cuello, es REAL. No es figurativo, les deja visualizar un AMOR SOBREHUMANO, porque LLENO DE ALEGRÍA regresa a casa con ella. Él te encuentra y sonriendo te dice: "Ehy, pequeña..." y eso ya es sanador... No la regaña, no la zarandea, no la humilla, no la llama "mala", la carga, y por el camino planea cómo celebrarlo con sus amigos. ESE ES JESÚS!!

Jesús nos enseña un evangelio de amor, perdón y dignidad... no de represalias, castigos y penitencias... Nos enseña con su propio ejemplo, con su propio carácter, con su mismo corazón... Yo lo he vivido asi. No es Jesús quien me condena, quien me oprime, no es Él quien me humilla cada vez que me mira, aunque haya pasado el tiempo. No me insulta, no me recuerda mi pasado, no es Jesús quien me señala y me aparta como inmunda. Él no me resta, no me marca como "no apta para siempre"   .... no es Jesús, porque en realidad, Él, ya no se acuerda.  ... es el hombre. ES EL HOMBRE Y SU RELIGIOSIDAD ,  es el hombre el que se queda con las 99 y deja que la perdida se muera de soledad y hambre. Es el hombre quien alaba a las 99 por "buenas" y deja que la "mala"  se busque la vida para volver cuando quiera. Es el hombre la que se sienta a ver cómo ella se cura sola, se esfuerza por comer, y se levanta por la gracia de Dios. ...PORQUE SIEMPRE HAY UNA GRACIA DE DIOS, Y UN PASTOR DE PASTORES.!!!

Jesús... Jesús, da su vida mil veces si es necesario... y su mirada siempre conmigo es limpia... dime cómo no voy a amarle asi!!!???
Ese es el evangelio de Jesús.... debería ser el evangelio de todos, porque ese es el que restaura, el que sana, el que salva, el que edifica, el que es eficaz, es el que da vida, el que sobrepone y enfoca de nuevo, el que da fruto... el que piensa más en fiestas que en disciplinas sin provecho.

La oveja extraviada, que ha vuelto al redil del "hombre", tiene ESPERANZA EN DIOS. Dios siempre viene a su encuentro, DIOS SIEMPRE VE dónde se encuentra, Dios siempre escucha el clamor de sus balidos. Y LA SOCORRE. ...
Esa es mi experiencia, y por eso mi alma BENDICE a DIOS, PORQUE HA SIDO BUENO CONMIGO.

Hoy, me he permitido hacer un paro breve en el pasado, porque sé que TODO FUE HECHO NUEVO, y no me quedaría de nuevo atrapada allí. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Se ha producido un error en este gadget.