©Copyright

Todos los artículos con la etiqueta "Escritos" y "Eni Vidal" están sujetos a derecho de autor.

martes, 19 de mayo de 2009

Ganadores de batallas ajenas.

"Os doy potestad de pisotear serpientes y escorpiones, y sobre toda fuerza del enemigo, y nada os dañará." (Luc 10:19)

Esta mañana, Dios me hablaba, acerca de la cantidad de guerras en las que nos vemos metidos. Estamos en tantos frentes que no somos capaces de anticiparnos al Enemigo. Nos vienen balas de todos lados, nos ciega la victoria y los resultados, sin ningun tipo de sobriedad...
No hemos sido llamados a luchar guerras ajenas... Tenemos las nuestras propias. Y esas son prioritarias para luchar.
A duras penas salimos vivos, y tan sólo nos mantiene la misericordia de Dios con vida.
Las heridas no sanan, se ocultan bajo vendas, por falta de visión.

A veces hasta obtenemos victorias, y chuleamos por ahí, famoseando, sin darnos cuenta, de que ...ummmm... rasca bien, pero rasca donde no pica." No a todas las batallas nos envió Dios a luchar, por tanto no tenemos autoridad sobre todo bicho viviente que se pone por en medio de campos de combate ajenos.... a veces la Presencia de Dios que sentimos es unicamente de salvación , pero no de respaldo. Somos "sin autoridad".
Creemos que no está de más tener algunas medallitas extras, que si duda alguna aumentarán nuestro curriculum... pero nuestras batallas personales requieren más tiempo y dedicación de lo que cada uno piensa y dedica... y eso nos mata poco a poco... porque mientras rascamos en donde no pica, no somos efectivos donde debiéramos serlo...

"ummm.... rasca bien, pero rasca donde no pica"...
Cuántas guerras ajenas, cuántos frentes abiertos, cuánto terreno, y qué distintas batallas...
Las pequeñas propias dan lugar a otras más grandes... son nuestra escuela para avanzar en Su reino. Y estas han de ser resueltas, sin demora.

También hay victorias, sí. Algunos pensarán, ¿por qué eres tan tremendista y no das gracias por las batallas ganadas y porque en Jesús hay victoria y poder?... En Jesús hay victoria y poder, y he dado gracias a Dios en miles de mis articulos de este blog, y cada día, sobre mis batallas personales... hoy sigo luchando otras, y muchas otras a las que Dios no me ha llamado y que creo que voy pegando tiros con autoridad... y no es así.
No voy a poner ejemplos... creo que si cada uno orase delante de Dios, Él se bastaría sólo para revelar a cada uno... lo cierto es que yo.... ya sobro... Shhh.... ora.

Sed sobrios y velad, porque vuestro adversario el diablo, como león rugiente, anda alrededor buscando a quien devorar. (1Pe 5:8)

2 comentarios:

  1. Excelente post!

    Te podrias pasar por mi blog y recoger un regalito para tu blog con mucho cariño?

    Est'a en la parte derecha debajo de datos personales, es un osito con unas rosas cuyo titulo es: Rosas para tu blog!

    Son para ti!

    Bendiciones!

    ResponderEliminar
  2. Desde luego que no se trata de no ayudar a los demás, para nada Dios me hablaba sobre ello...sino, de meternos en tantos proyectos, ministerios, batallas, y otras historias, pensando que Dios todo lo bendice, porque son espirituales, y "del Señor"
    Dios te llama, a lo que te llama. Y en lo que no te llama... te metiste tú sólo.
    Pretendo tenerlo en cuenta siempre en mi vida... porque el celo por la casa de Dios me consume, y me ciega el servicio... y Dios a veces, me pega este toque...
    Bendiciones.

    ResponderEliminar

Se ha producido un error en este gadget.