©Copyright

Todos los artículos con la etiqueta "Escritos" y "Eni Vidal" están sujetos a derecho de autor.

miércoles, 22 de abril de 2009

Me apasionas....


Eres lo que más quiero, eres esa pequeña persona de la que he aprendido tanto, que admiro tu pequeño corazón tan tratado por Dios y tan preparado para todo lo que está por venir. Mi niño, déjame quererte, déjame abrazarte, aunque casi ya no cabes entre mis brazos.
Tú eres un hombre de Dios, la vida te ha forjado en Sus manos, nada es porque sí, y toda contradicción o confusión se tornará en tu vida en bendición. Para ti será lo que Dios restituirá de todos estos años atrás... es tuyo, te pertenece, y nadie podrá arrebatártelo.
Tus ojos verán y tendrás paz y seguridad.
Me encanta decirte que te quiero!, y me encanta oirtelo decir.
El acercarte a Él es el bien... sigue así, me encanta poder estar a tu lado en este proceso, me encanta compartir contigo, y ver cómo avanzas. Me encanta tocar contigo, me encanta hablar de todo, disfruto leer y ver cómo entiendes.... estas lleno de talento y de gracia, y la presión no podrá contigo, porque tu corazón teme a Dios, aunque no siempre entienda qué pasa a su alrededor.
Mírate, estas lleno de lecciones aprendidas y de errores cometidos. Me asusta más mis errores que los tuyos. Quiero ser equilibrada, para enseñarte, sin endurecer tu corazón. No puedo excusar tus faltas, pero te quiero, y quiero estar alerta. Y cuando te veo puedo reconocer que Dios te ha cubierto de Su misericordia.
Veo que Su mano a secado tantas lágrimas y aunque veo tus heridas , también veo que eres fuerte, pequeño, niño, pero fuerte... a veces entiendo tu rebeldía, y tu sensibilidad.
Me impresiona lo que Dios quiere hacer contigo.
Sé lo que Dios nos ha puesto entre nuestras manos, por eso te celo con tanto desespero, permíteme que no quiera que nadie te entretenga más, te descuidé demasiados años, que no puedo recuperar.
Tienes tanto que aprender, y cambiar, y tienes tanto camino ya recorrido, y vivido, que te miro y tengo esperanza en Dios.
Crece, vive, alégrate, llora, aprende, toca, canta en inglés, revélate, calla, y despiértate en la noche … sé que todo lo que ocurra es parte del plan de Dios para ti, y que sólo debo escucharle cada día.
¡Te quiero, y bendeciré cada día tu vida.!
Dios sigue cada día hablando, no te canses de escuchar. Te amo, porque Dios me dio un regalo enorme contigo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Se ha producido un error en este gadget.